Liderazgo y carácter para Colombia.

Back

Vargas Lleras se pronuncia contra la corrupción y los violentos

El compromiso de Germán Vargas Lleras con el país y su gente ha sido el de un demócrata inquebrantable.

Comparte

Esa convicción y firmeza lo ha destacado de los demás durante toda su carrera política, como cuando se inició en el ruedo de la plaza pública, siendo concejal del municipio de Bojacá, Cundinamarca, a los 19 años de edad.
 
Desde sus primeras épocas como líder, el apoyo de Vargas Lleras a la institucionalidad del Estado, en férrea oposición a las fuerzas que han querido tomarse el poder por las vías de hecho, o despreciando las reglas del juego limpio, es reconocido por los colombianos, así como, desafortunadamente, por los enemigos de la democracia, quienes lo han atacado en diversas oportunidades.
 
Dos atentados con bombas durante su carrera política, el primero en 2002, y el segundo en 2005, fueron intentos que estuvieron cerca de callar su voz contra los violentos, a quienes ha combatido con determinación y eficacia. Por ejemplo, cuando como congresista tuvo la responsabilidad de restablecer la ley de extradición, y como lo siguió haciendo sin dejarse amedrentar, aún después de estos hechos lamentables. 
 
Frente a la corrupción en Colombia, Germán Vargas Lleras ha sido igual de implacable, y ese trabajo lo reforzó como Ministro del Interior del Gobierno del Presidente Santos. Promovió en el Congreso de la República el Estatuto Anticorrupción, que luego se convirtió en un eficaz mecanismo para sancionar a quienes infringen las leyes del país en beneficio propio, aprovechándose de los recursos públicos.  
 
Recientemente, como Vicepresidente, Vargas Lleras lideró un proyecto de avance en infraestructura, carreteras, viviendas y acueductos por todo el país, en especial en sus municipios y cascos urbanos olvidados, dando ejemplo de transparencia, ejecución y rechazo a la corrupción en la contratación y desarrollo de obras públicas.

 

Se parte del cambio